Beasts of the Southern Wild

Potente, conmovedora y poética

136059_Beasts_cabecera

“Beasts of the Southern Wild” es, quizás, única en su tipo. Impulsada por la imaginación de una pequeña niña, la fantasía de sus ideales y definiciones del mundo que le rodea, la carga emocional y determinación de un personaje bien definido, trabajado y actuado, la película nos sitúa de entrada en un universo muy peculiar, donde impera la pobreza, pero sin hacer de este un tema demasiado revelante o dramático.

En algún lugar llamado The Bathtub, supuestamente situado en Louisiana, viven una niña y su padre (un personaje interesantísimo y de muchos contrastes), en una comunidad pobre que se rehúsa a dejar sus hogares cuando una gran tormenta se avecina, con una posible referencia al Huracán Katrina…

La película tiene muchos momentos y va fluyendo entre temas tan diversos como el amor de un padre a su hija, la imaginación ilimitada de la infancia, los vicios, el abandono, la terquedad de las personas a las que todo los que ha costado más, los estragos de la pobreza, el instinto de supervivencia y hasta un guiño al calentamiento global. Sorteando uno y otro, cerrando círculos y hasta permitiendo un poco de realismo mágico, el filme logra todo esto sin llegar a hartar ni caer mal.

Muy bien adaptada de una obra teatral, muy bien dirigida, estupendamente actuada, fotografiada y editada, sus verdaderos valores son los de ser una película redonda, emotiva y humana, que puede que no vaya ser del agrado de todos, pero sin duda habrá muchos, como yo, que la llegarán a apreciar. La banda sonora, muy al estilo de Beirut y compuesta en parte por el mismo director, merece también una escuchada.

“Beasts of the Southern Wild” es todo lo que alguna vez esperé que fuera “Where the Wild Things Are”, y no fue.

Para mí, un 9 de 10. Habrá que ver qué más nos trae este director nuevo en el futuro…

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

The Avengers

Muchos trucos qué aprender

Hace poco menos de un mes escribí esta crítica en una especie de prueba para un periódico local, basta decir que no me escogieron. Sin más, pongo aquí lo que pensé en su momento de esta película, animado por mi fan Patricio Hinojosa, que hace unos videos bien padres que pueden ver aquí. Talvez iré escribiendo más entradas, si es que me lo permite la vida y mis otros proyectos… Bueno, a lo que vamos.

Todavía Marvel tiene unos cuantos trucos qué aprenderle a Christopher Nolan. Si bien “The Avengers” nos da casi todo lo que buscamos de una cinta de superhéroes, cualquier espectador un poco más exigente o no familiarizado con el mundo de los cómics y referencias de las películas que en los últimos años sirvieron para llegar a ésta, debería demandar un poco más de desarrollo de los personajes que ve en la pantalla, sobre todo cuando la nueva saga de Batman ha puesto la vara tan alta.

Lo que hace muy bien el director Joss Whedon, con más experiencia en televisión que en cine, es coordinar los tiempos, el humor y la acción para que se nos olvide lo poca dimensión de muchos personajes, pero sobre todo de un villano tan poco respetable como lo es Loki, que ni siquiera funcionó en la película del año pasado sobre el dios del trueno. Con un objetivo tan simplista como el de dominar la Tierra, el semidios y hermano de Thor pretende controlar una especie de material radioactivo que los norteamericanos y su grupo especial S.H.I.E.L.D. quieren utilizar para generar cantidades inagotables de energía y crear poderosas armas para hacerle frente a amenazas provenientes de otras galaxias. Nunca he sido fan de villanos extraterrestres…

La fórmula es sencilla: se empieza localizando a nuestros superhéroes y presentando sus demonios personales, enseguida viene una esperada lucha de egos para luego llegar a la parte más potente y sólida de la película, una batalla épica de una media hora de duración en la cual Hulk, Iron Man, Thor, Capitán América y compañía logran salvar a muchos oficinistas y meseras neoyorquinas de Loki y su séquito de extraterrestres. Esta pelea es quizá de las mejores realizadas y contadas en una película del género.

Batalla mata personajes, pero Batman todavía se echa a todo Marvel.

Digamos que un 7 de 10.

1 comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

Top 10 de 365diasdecine.com

Después de estos 365 días de ver, leer y hablar sobre cine, las siguientes 10 películas fueron las que más me cautivaron, sorprendieron y gustaron. Dejo fuera algunos títulos que ya había visto anteriormente y que solamente volví a revisar pero que podrían estar en esta lista, como los casos de “La Strada”, “Chinatown”, “Barry Lyndon”, “Deconstructing Harry” o “Coraline”, entre otros.

Aquí el Top 10 de lo que vi este año:

Catfish (2010), Henry Joost & Ariel Schulman – Talvez el documental más impactante y humano que he visto en mi vida. Empieza como algo pequeño, una historia inusual pero bonita para terminar como un estudio patológico muy íntimo y sorprendente. Existe la duda de si es real o no, lo cual algo lógico, porque los cineastas corren con muchísima suerte. Alguien me la recomendó en Twitter.

Mary and Max (2009), Adam Elliot – Co-producción australiana-estadounidense de animación en stopmotion. Tan triste como increíblemente bella, además de estar basada en la vida real, en uno de aquellos sucesos extraños en los que una niña australiana de 8 años se hace amiga por correspondencia de un señor judío en sus cuarentas que vive en Nueva York. Me afectó por motivos personales. La conocí porque Rous hizo una crítica de la película para este sitio.

Red Social (2010), David Fincher – Uno de los fenómenos del año pasado. Un potente biopic que concierne a las nuevas generaciones, a todo este mundo virtual, a los millones que usamos Facebook para interactuar, para conocer, para mantenernos al tanto o para lo que sea. La perspectiva desde adentro, el surgimiento de un joven multimillonario hoy líder de las redes sociales, la vorágine del éxito y demás temas, todo con una actualidad sin igual. Justin Timberlake nunca ha hecho algo mejor.

A Serious Man (2009), Ethan Coen & Joel Coen – La película de los hermanos Coen que más me ha impresionado, aunque no sé si la que más me gusta. Aquí se toman riesgos muy grandes y la historia es más autobiográfica que nunca. Creo que es como una “American Beauty” judía, con un poco más de humor ácido, situaciones genialmente planteadas para la comedia y un final sorpresivo, que deja al espectador en un punto muy, muy alto.

Las Noches de Cabiria (1957), Federico Fellini – Una de las primeras películas que vi para el blog y que meses después presenté como programador invitado en Videodromo. Me dio gusto compartir esta película tan importante con tanta gente, la pequeña sala estaba llena y al final todos parecían haberse llevado algo del personaje interpretado por Giuletta Masina, una actriz sin igual.

Volver (2006), Pedro Almodóvar – Sin duda mi película favorita del director español, superando a “Hable con ella”. Poderosísima, conmovedora y con muchos elementos muy bien ideados, originales y potentes que mezclan el realismo mágico con el drama, sin olvidar unos sutiles puntos cómicos con los que Almodóvar parodia a su propia gente. Simplemente sorprendente.

Memories of Murder (2003), Joon-ho Bong – Para mi sorpresa, este año no me tocó ver muchas buenas películas de origen oriental, siendo que normalmente es un cine que me gusta mucho y que lleva una buena racha. Este filme es anterior a la popular “The Host”, y tiene en verdad un gran ingenio para mezclar comedia en un thriller acerca del que se cree que es el primer asesino en serie en Corea del Sur, un caso para el cual se entrevistaron a más de 3,000 sospechosos.

Scott Pilgrim vs. the World (2010), Edgar Wright – La película más pop de la lista junto a “Red Social”, y sin duda la más cool. Con un Michael Cera consagrado, la película está repleta de energía y cargada de buena música, grandiosos efectos de sonido y visuales emulando el mundo de los videojuegos, por lo que resultará especialmente atractiva para un público joven, fanáticos de los cómics, videojuegos arcade y el rock Indie. Ver en una buena pantalla y con buen sonido es obligatorio.

En Brujas (2008), Martin McDonagh – Entre tanta película sobre gángsters y matones, finalmente una destaca por algo más que su estilo. Centrada en dos personajes muy carismáticos y a la vez opuestos, la cinta se va por otro lado, sacándole la vuelta a los balazos y poses para presentar un entramado mucho más complejo, humano y, a final de cuentas, bonito, gracias a que el filme está situado en una de las ciudades europeas más encantadoras. Talvez el mejor papel de Colin Farrell en toda su carrera, definitivamente le queda mejor actuar de tonto o tímido.

Cochochi (2007), Israel Cárdenas & Laura Amelia Guzmán – La única cinta mexicana en hacerla a mi Top 10, y además es co-dirigida por un regiomontano. Con un estilo muy europeo y una narrativa algo oriental, tan simple y pequeña como las de Abbas Kiarostami y tan estéticamente perfecta como “Luz Silenciosa”, de Carlos Reygadas. Un honesto y sencillo relato situado en la sierra de Chihuahua, un regalo al cine de nuestro país.

4 comentarios

Archivado bajo Artículos especiales

Soundtrack para la vida (GrooveShark)

Conmemorando la llegada del plazo en el que se supone que debería haber acabado este proyecto, quisiera compartirles este playlist que hice en GrooveShark para todos ustedes que leen esto. Más de 150 canciones de películas (ya sean composiciones originales o canciones prestadas) que disfruto día con día y que le ponen sabor, emoción y color a la vida.

Akira Yamaoka, Nino Rota, Aphex Twin, The Ramones, John Williams, Lou Reed, Michael Nyman, Nine Inch Nails, Howard Shore, Aretha Franklin, Ennio Morricone, Angelo Badalamenti, Joe Hisaishi, Philip Glass, Yann Tiersen, Vangelis, Aimee Mann, Nico, Bernard Hermann, Jan A.P. Kaczmarek, Regina Spektor, Metric, Pixies, Björk, The RZA, Nina Simone, Bobby Vinton, Jim Carrey, Vincent Gallo, Gabriel Yared, Jack White, Wendy Carlos, Daft Punk, Chantal Goya, Henry Mancini, Thomas Newman, Elliot Goldenthal, Bob Dylan, Danny Elfman, Gipsy Kings… Bueno, you get the picture. Enjoy and share!

1 comentario

Archivado bajo Artículos especiales

250 is the new 365

Hace un par de días fue mi cumpleaños, y con la llegada de esa fecha terminó oficialmente este reto, así como mi suscripción gratuita a Videodromo. No pude llegar a las 365 críticas, aunque para mí casi a mitad de año estuvo claro que sería algo realmente difícil de lograr.

Hoy entrego 250 críticas de 250 películas hechas en 365 días, además de unos pocos artículos especiales. Hubo pocas pero buenas críticas de invitados, 321 comentarios (contando mis respuestas), 477 miembros del grupo de Facebook, 451 seguidores en Twitter y cerca de 20,000 visitas (aquí sí no cuentan las mías), pero sobre todo, me quedo con un gran aprendizaje y muchos buenos momentos frente a la pantalla. El año que recién termina para mí fue uno muy completo, lleno de emociones y trabajo. Me mudé a vivir solo, adopté un perro, gané una beca para producir un documental, tuve 3 exposiciones de fotografía y 2 de video; realicé dos pequeños roadtrips por México para conocer un par de lugares espectaculares, y finalmente tuve muchos proyectos free-lance como fotógrafo o cineasta, algunos muy interesantes. No me puedo quejar y estoy muy agradecido con todos los que formaron parte de todo esto.

Arranco este nuevo año en mi vida con diferentes prioridades, aunque el proyecto 365diasdecine.com se mantendrá hasta que termine las 365 críticas, ahora sin presión de tiempos. Podré dormir en mi cama en vez del futón frente al televisor y retomar otros proyectos. Cuando llegue al número mágico de 365 les contaré qué pienso hacer con este sitio y los invitaré a una fiesta que tengo ganas de hacer. Por lo pronto, a seguir disfrutando del séptimo arte.

¡Gracias a todos los que leen esto, espero seguirlos viendo por aquí!

– Adrián Gutiérrez

http://www.adriangutierrez.net

2 comentarios

Archivado bajo Noticias y avisos

250. Exit Through the Gift Shop

Exit Through the Gift Shop. 2010

Banksy

Someone is trying to mess with our brains

Alguien está intentando joder con nuestra cabeza. Su nombre es Thierry Guetta, quien se hace llamar artísticamente “Mr. Brainwash”. Guetta es un francés que, a su llegada a Los Ángeles a finales de los 90’s, puso una tienda de antigüedades. Resulta que este peculiar personaje grababa todo con su cámara, más a manera de obsesión que de hobby, y así, casi por accidente, un día se vio convertido en el encargado registrar en video todo lo que ocurría en el mundo del arte urbano en el transcurso de varios años, con la excusa de estar, supuestamente, planeando hacer un documental con el material recabado.

Un buen día, y tras una larga espera, el más importante, reconocido y revolucionario artista urbano de todos los tiempos, el misterioso inglés que trabaja bajo el pseudónimo de Banksy y del cual muy pocos conocen su verdadera identidad* (por razones de seguridad, principalmente), llega a Los Ángeles, y el encargado de ayudarlo a pintar y colocar stencils, prints y demás por la ciudad es Thierry, todavía en su papel de documentalista. El resultado de tal relación lleva al francés a convertirse en artista luego de que como cineasta, según palabras del mismo Banksy, es pésimo. Sinceramente, tampoco el trabajo que a final de cuentas realiza el inglés tiene una forma demasiado fuera de lo común, y si no fuera por la presencia de éste mismo, así como los dilemas que plantea a través de los diferentes personajes que presenta, éste sería un documental más o menos común y corriente.

Lo verdaderamente interesante es que entre todo esto ha surgido inminentemente la teoría de que Thierry Guetta es un personaje falso, un alterego, una broma más de Banksy, cuya principal característica es ser transgresor. MBW o Mr. Brainwash representa todo lo que está mal en el arte, todo lo que puede estar mal las ideas básicas del arte urbano convirtiéndose en un producto de moda, fabricado en serie y vendido a precios de pieza única e irrepetible por variaciones mínimas y estúpidas, de ahí el excelente y acertado título del documental. Su éxito podría ser la broma más grande de la historia del arte, convirtiendo a Banksy en el Dalí de nuestros tiempos. ¿Estará intentando darnos una lección?

Los cinéfilos, medios especializados y demás gente relacionada con el séptimo arte se encuentran muy a la defensiva en relación a los documentales el día de hoy, tratando de desmentir historias como “Catfish” luego de que “I’m Still Here” engañara a unos cuantos. Yo creo que Banksy está detrás de todo esto, así que tiene todo mi respeto y admiración por este y muchos motivos más. En el cine, como en el arte, no existe tal cosa de “no hagas nada buenoo que parezca malo ni nada malo que parezca bueno”.

9 de 10.

* Su verdadero nombre, según diversas fuerntes, es Robin Gunningham. Hace unos días, su verdadera identidad estaba siendo subastada en eBay hasta que la compañía removió la oferta, que había llegado al límite de $999,999 dólares.

Deja un comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

249. Del Perdón al Olvido

Life During Wartime. 2009

Todd Solondz

Las mismas obsesiones, diez años después


Fui el día de ayer a la Cineteca y me la pasé muy bien. Mis palomitas, mi refresco y mi hotdog me costaron en total 45 pesos, y el boleto otros 40. Fuera de que las butacas no tienen para poner los vasos y la copia de la película por momentos mostraba cierto deterioro, todo lo demás fue bastante agradable, hasta la presencia de una chica hermosa en la sala, una desconocida que creo haber visto antes. Digo todo esto porque iba con la idea que ver un filme de Solondz es echar la mano al aire. Te puede tocar una película divertida como “Happiness” o una sumamente malviajante como “Palíndromos”.

Precisamente este filme retoma de cierta manera a los personajes que vimos en “Happiness” para perpetuar su sufrimiento un rato más, aunque de forma algo entretenida. El director sigue buscando el origen de su obsesión por la sexualidad (más específicamente el incesto y la pedofilia) y finalmente parece haberlo encontrado esta ocasión, dando en pantalla y a través de escenas fuertes, interesantes y hasta cierto punto graciosas, las explicaciones que pudieron faltar (o no) en sus filmes anteriores.

Este tipo de filmes de Solondz me recuerdan un poco tanto a cintas de Woody Allen por sus personajes obsesivos y la forma en que estos están presentados, otras de Noah Baumbach por casi los mismos motivos, aunque enfocado más bien a tramas familiares, y en el caso de “Life During Wartime”, a una de las obras maestras de los hermanos Coen, “A Serious Man”. Supongo que algo tendrá qué ver que todos son judíos.

“Life During Wartime” presenta un entramado familiar en el cual cada uno tiene certezas, miedos y obsesiones casi en la misma dosis. Está la madre que intenta proteger a su hijo del trauma que le puede generar a éste el saber que su padre es un pedófilo convicto, está la mujer frágil que se pone en pie de cañón con un novio exconvicto depresivo, pervertido y suicida, y finalmente está la escritora exitosa, paranoica y ególatra que se está follando a Keanu Reeves. Las tres hermanas intentan hacer sus vidas, hasta cierto punto aspirando a la normalidad, como el punto más alto al que pueden aspirar después de tantos años tormentosos llenos de malas decisiones.

Algunos personajes resultan muy molestos, seguramente a propósito. Pero el guión imprime varios momentos cargados de ingenio para la ironía, la parodia humana y la sátira social, que sin duda enriquecen mucho el filme y lo hacen algo digno de ver.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas